Un año más... ¡celebración sorpresa!

Un año más... ¡celebración sorpresa!

Escribe el Director:

Esta tarde los del Coro habíamos quedado en ir unos cuantos a la iglesia de Villanueva a oir al coro de Arriondas (conciertos que organiza el PARADOR, y a donde nosotros iremos a cantar, D.m., el día 26). Me dijeron que iba a venir Margarita hoy a ensayar los villancicos, pero que no podía llegar a Cangas hasta pasadas las 9 de la noche. Dije yo: "Estupendo: cuando salgamos del concierto vamos derechos al local y ensayamos con ella". Según lo pensamos, eso hicimos. Así que a las 8 menos algo fuimos a Villanueva. En el descanso del concierto (hacia las 8 y media) pregunté yo a Josefina si habría llegado ya Margarita, y me dijo que le había mandado un mensaje diciendo que estaba llegando a Cangas. Resumiendo: A los que vamos del coro nuestro, siempre nos invitan en el Parador a un pincheo después de los conciertos; pero esta vez, como los pocos del coro que fuimos a Villanueva teníamos que ensayar con Margarita, no nos quedamos). Salimos, pues, para Cangas en el coche de Robles y, cuando entro yo primero en el local de ensayo (que ya tenía las luces encendidas), me encuentro con todos los del coro esperándome y cantándome el FELIZ EN TU DÏA, con una larga mesa repleta de comida. La verdad que a despistado nadie me gana. Ni por lo más remoto me lo esperaba. Me cogió de sorpresa y me emocionó. A esa hora ni me acordaba que era mi cumpleaños y eso que, a las dos, también mi familia me había dado otra sorpresa al tener preparada una 'encerrona' similar cuando, al salir a dar una vuelta con mi esposa Emi, fuimos a parar al "Molín de la Pedrera", donde me esperaba el resto de la familia para una comida especial. Aunque en los años anteriores los del Coro en esta fecha se acuerdan siempre de mi haciéndome una fiesta-felicitación similar, este año ni había pensado en ello, y eso que era justamente el día de mi cumple (el año pasado me la 'armaron' también bien armada el día antes, pues el día 12 no correspondía ensayo). Lo curioso es que lo de que iba a venir Margarita era para que yo no fuera al ensayo a las 8, pues quedaron la mayor parte del coro limpiando el local y trayendo la comida y bebida. Hay que ver! Me convencieron para ir al concierto del Parador sólo para que no fuera al local hasta después de las 9, puesto que de 8 a 9 se dedicaron a preparar el banquete. Otro detalle de mi despiste: Cuando llegué a la plaza del Ayuntamniento para ir con Robles hasta Villanueva, ya estaban algunos en el local y tuvieron que apagar las luces cuando me vieron. Yo ni me enteré.
La fiesta que me dedicaron resultó impresionante. Allí estuvimos cenando opíparamente y cantando villancicos (un montón, de los antiguos sobre todo, hasta pasadas las 12...). Pero no quedó ahí la cosa. Además de la consabida TARTA con el '79' 'espetau' (claru, 79 veles eran demasiaes veles), me regalaron un GRAN ÓRGANO ELECTRÓNICO.
Menudu aparatu! Allí lu estrené y también mi nietín Luis, que nos dio un 'conciertu' subíu en una silla.
Las fotos que acompaño son una selección de las muchas que sacó nuestra soprano Victoria. GRACIAS, MUCHAS GFRACIAS.
Bueno, por supuesto, GRACIAS también -cómo no las voy a dar?– a TODOS y TODAS. Gracias, no: MUCHISÍSIMAS GRACIAS, y... que Dios os lo pague! (que yo no puedo corresponder a tanta atención que tenéis para conmigo).