Aniversario de JUAN BLANCO MORO (q.e.p.d.), Bodas de Oro de LA NENA y PACO y...¡SORPRESAS!

Aniversario de JUAN BLANCO MORO (q.e.p.d.), Bodas de Oro de LA NENA y PACO y...¡SORPRESAS!

En la mañana del día de hoy tuvimos dos actuaciones: La primera, a las 12 de la mañana, en la iglesia Parroquial de Cangas de Onís, FUNERAL con motivo del primer aniversario del fallecimiento de D. Juan Blanco Moro, padre político del director del Coro. Y la segunda a la 1:30 en la Basílica de Covadonga, MISA en conmemoración de los 50 años del matrimonio (BODAS DE ORO) de la soprano del coro CONSUELO FERNÁNDEZ GRANDA (la Nena) y de Paco.

En el funeral cantamos "Jesús, mi consuelo", "Señor, ten piedad", "El Señor es compasivo", "Por aquéllos a quienes queremos". "Sanctus" (de Schubert), "Dona nobis pacem" (de W. A. Mozart) y en la Comunión "Ave María" (de T. L. de Victoria). A la salida, "Tú nos dijiste que la muerte". El acompañamiento al órgano corrió a cargo de Ramón, el hijo mayor del director.

En Covadonga interpretamos las siguientes piezas polifónicas: "Canticorum iúbilo"" (de J.S. Bach), "Señor, ten piedad", "Si me falta el amor", "Tu palabra me da vida", "Ave María" (de T. L. de Victoria), "Sanctus" (de Schubert), "Dona nobis pacem" (de Mozart), "Alleluia" (de "El Mesías, de Händel)" y el Himno de Covadonga "Bendita la Reina de nuestras montañas". Al órgano electrónico, nuestrro colaborardor, el directror de la Banda de Gaitas de Cangas de Onís, Jesús M. Gómez Pellico. Al final, Pili Fonseca le entregó a Consuelo un ramo de flores como recuerdo del coro, recibiendo ambos esposos las felicitaciones de todos los compañeros. ENHORABUENA !!



Estaba escribiendo esta reseña cuando a las 11 y 10 de la mañana de hoy, domingo me llega un gran RAMU DE FELICITACIÓN del Coro (ver las dos fotos de abajo). MUCHÍSIMAS GRACIAS !!!

Pero... ésta fue la PRIMERA SORPRESA: Es mi cumpleaños –especial, sí, por el número tan redondo– pero no me esperaba que el Coro tuviese conmigo tan entrañable detalle.

La SEGUNDA SORPRESA fue cuando llegué a la iglesia a las 12 menos 5 para la Misa de 12. Allí estaban Jesús, el director de la Banda de Gaitas, y un par de coristas. Pensé que venían a echarme una mano, pero de pronto empezaron a entrar un montón más de coristas.

La TERCERA SORPRESA fue que llegó poco después de empezar la Misa mi hijo Ramón –no lo esperaba, pues estuvo ayer aquí– y sustituyó a Jesús en el órgano, que pasó a cantar con los bajos. Fue una Misa que me dedicaron; incluso don Luis, el Párroco, informó al principio que era especial por mi cumpleaños (
80 nada menos –y nada más–!!). Interpretamos algunos de los cánticos polifónicos de siempre y otros, como ése de Por tantas cosas - como me has dado en la vida, - quiero decirte: - GRACIAS, SEÑOR! que, dicho sea de paso, nadie lo sabía …pues nunca lo cantó el Coro; pero yo me encargué de ensayárselo 'por lo bajines' a cada voz y 'salió' –claro que 'salió'!– con la ayuda del órgano, también improvisado. Esto de las improvisaciones es algo que suelo hacer a menudo. Hoy mismo, el canto responsorial se lo enseñé a las 4 voces –también 'muy por lo bajines'– mientras se leía la primera epístola. Y 'salió' también, claro, cómo no?

La CUARTA SORPRESA fue que, en la vuelta a Cangas que hacemos todos los domingo Emilina y yo con sus amigas, no cesaron de felicitarme los conocidos. Claro, como don Luis lo publicó en la Misa...!

Pero...
Llegó la QUINTA SORPRESA!!. Ésta sí que fue 'gorda'. Estando en casa después del paseo me dijo Emilina: Vamos a comer fuera. No me extrañó mucho, pues estaban en Cangas los 4 hijos y en casos como éste solemos comer juntos en algún restaurante. Salimos y le pregunté: A dónde vamos?. Me contestó ella: No sé, quedamos por ahí... Fuimos hacia la calle de don Celso y entramos en "CASA MANUELA". Aquí? Un buen sitio, sí señor! –le dije–-. Sí, aquí mismo –me respondió–. Traspasé la puerta detrás de ella y... me encuentro con que en el comedor estaban prácticamente todos los del Coro, incluso bastantes con familiares, que, puestos en pie, me recibieron cantando el Cumpleaños feliz...!!. Sólo en contadísimas ocasiones me intentan salir las lágrimas –de emoción, claro– y esta vez no me pude contener.

No sigo... Tengo que hacer lo más pronto posible página aparte sobre esta comida especial, con algunas fotos seleccionadas del montón que me sacaron –y saqué– con la cámara de Pili Fonseca y otras (la mía, claro, estaba en casa: cómo iba a imaginar que me la 'iban a armar'!. Lo curioso es que, según mi tocayo Robles, no lo hubiese sospechado sabiendo que todos los años se acuerdan de mi en este 12 del 12 y 'me la arman'!

Así que, por hoy, nada más.

Y repito: 'MUCHISÍSIMAS' GRACIAS A TODOS.