Día de SAN ANTONIO /2008

Día de SAN ANTONIO /2008

Nuevamente el Coro Mixto PEÑA SANTA en pleno (salvo algunas ausencias, que se compensaron con voces de antigu@s coralistas y alguna más que año tras año acuden a Cangas el día de su FIESTA GRANDE), fue el encargado de cantar la solemne misa –la "PRIMERA MISA PONTIFICAL de Laurentio Perosi", como se viene haciendo desde hace varias décadas. Este año el acompañamiento musical tamabién corrió a cargo del organista de la Basílica de Covadonga "FERNANDO" –bien conocido en toda la comarca con este nombre por sus actuaciones dentro y fuera del Santuario–. Al igual que otros años, no faltaron más cánticos polifónicos, como el "BENEDICAT VOBIS" de Haendel y el "ALELUYA" de su más conocida composición, "EL MESÏAS". Y –cómo no?– el "HIMNO DE SAN ANTONIO" !!. Éste sí que no puede faltar nunca. Sería imperdonable si no se cantara. Hubo personas –como doña Miní Menéndez– que nos pidieron permiso para poder cantarlo con el Coro (¡ No faltaría más !!).Gracias, Miní, por tu interés y devoción al Santu.
Antes de la Misa solemne hubo otra a las 10 en su Capilla de Cangas de Arriba, seguida de la bajada del SANTU a la iglesia parroquial. Luego llegaron los RAMOS de pan –esta año cuatro muy grandes–, engalanados como siempre y portados por mozos vestidos de 'asturianu'. Al acabar esta misa solemne, la famosa PROCESIÓN con la inmensa doble hilera de pandereteras. Si contamos l@s participantes en la misma, más l@s que esperaban en la explanada de la entrada, l@s que la presenciaron por toda la Avenida de Covadonga, el Parque y calle de San Pelayo y l@s que llenaban La Pontiga, la Carreterona, el campo de la iglesia antigua y el robledal, podemos asegurar que había en Cangas esta mañana varios miles de personas.
Ya el Santu en su capilla, la consabida SUBASTA del pan de los ramos y de las ofrendas (este año parece que la 'crisis' financiera influyó bastante en las pujas de los productos), se quemó el 'XIGANTE', con una evolución bastante rápida y una también rápida serie de 'explotíos', todos iguales, sin destacar el de la cabeza, como era costumbre. Indagando sobre qué representaba este año, nos dijeron que no sabían, que el que quiso el pirotécnico fabricante. Convendría que se siguiera con la costumbre de 'personificar' a algún personaje que hubiese destacado en el año o conocido en estos entornos. Y que nadie se sienta ofendido, como ocurrió aquél año no muy lejano en que se enfrentaban dos 'fans' –uno del Oviedo y otro del Sporting–.
La 'tradición' más reciente es la de comer en el robledal. Cada año hay más familias y peñas de amigos que arman sus 'trastos' en el campo –dentro y fuera de la amplia carpa– y comen, meriendan y cenan mientras LANDO y su conjunto –y los otros grupos o atracciones musicales– nos deleitan con sus ritmos y canciones.